“Yo tengo la plata para pagarle a un sicario y hacerlos mierda”

Por Sabrina García.

 

Esas fueron las palabras utilizadas por Luis Hansen, encargado del corralón San Ginés para amenazar a dos delegados del Sindicato de Empleados Municipales. El audio es contundente. La denuncia fue radicada en la fiscalía de San Isidro.

Según relataron Miguel Calvermater, Walter Pitala y Santos Pereyra, los tres delegados del Sindicato del Empleados Municipales que prestan servicio en el corralón de San Ginés y Quirno Costa, el conflicto se inició el año pasado cuando, en medio de la campaña de las elecciones primarias. Frente a un alerta por sudestada, los empleados de dicha dependencia realizaron horas extras que nunca se las pagó: “Algunos las cobraron, a nosotros nos dijeron que no las iban a pagar por planilla complementaria y nunca las cobramos”.

En el audio Hansen reconoce que el conflicto se inició el año pasado: “Estos muchachos no me pueden hacer cargo a mí de un problema que me como. Hace dos días que estoy acá como encargado del corralón. Los quilombos que se mandaron, se los mandaron ellos con Albasini”. Por entonces, Javier Albasini era el subsecretario de Obras y Mantenimiento de Red Hidráulica y Vial. Si bien las horas extras fueron acordadas durante su gestión, los trabajadores dicen: “A nosotros nos debe el municipio las horas. Hansen pretende que le vayamos a cobrar las horas a un tipo que no está más”.

Los meses pasaron y las relaciones se volvieron cada vez más complicadas.

En el mes de febrero, Hansen sufrió un intento de incendio en la puerta de su domicilio. Mientras la justicia investiga el episodio, el patrullero está montando guardia desde aquel momento en la puerta de la propiedad del funcionario municipal.

Si bien la justicia no citó a declarar a los delegados, en el audio puede comprobarse que el funcionario acusa a los delegados del sindicato.

“Yo tenía la costumbre de ir al baño de atrás, ahora no voy más”, la voz es la de Hansen. Recibe la respuesta del delegado que le dice: “¿Te agarró idea, miedo?”. “No le tengo miedo a ninguno de los dos. Cuando él amague yo le pego un tiro en el pecho”, amenaza el encargado del corralón.

“Uno vive en Garín y te digo cómo son los ladrillos de la casa de Miguel. ¿Querés que te diga cómo es la casa de Santos?. Yo tengo la plata para pagar a un sicario y hacerlos mierda. Ellos no me mandaron a un sicario, me mandaron dos drogones que a los cinco minutos estaban presos. ¿Me entendés la diferencia?”.

El que viven en Garín es Miguel Calvermater, un hombre que sufre de diabetes. “Desde que pasó ésto” no logra controlar los niveles de glucemia y es por eso que necesita tomar Revotril cada noche para poder dormir. El otro es Santos Pereyra. Ambos trabajan en el corralón y desde hace un mes no los dejan “salir a trabajar”.

Walter Pitala comentó que fue extorsionado para que les saque los fueron a Calvermater y a Santos Pereyra. En el audio puede escucharse la voz de Raúl Rosalino, alias Pelusa, que le manifiesta: “Con vos no hay problema, el problema es con los otros dos. Con Miguel el problema viene desde hace años y con Santos, hasta que la justicia no aclare lo que pasó”. Se refiere al “atentado”en la casa de Hansen, caso que está siendo investigado por la “fiscal Zárate”.

“Si a vos te interesa charlar, arreglar. El tema es no privarte de nada, ¿qué es lo que querés?. Recuperar lo que habías perdido…”, así comienza a plantear en la charla Rosalino un cierto acuerdo. “Para que no sea tan chocante vos tenés las vacaciones, tomatelas. Después necesitas una semana para irte no sé a dónde, también te las damos”.

Según Pitala, la oferta que le hace Rosalino es para que, como miembro de la Comisión del Sindicato, le “saquen los fueros a los delegados Calvermater y Pereyra” y así poder “sacárselos de encima”.