¿Por qué sube el aceite?

Guillermo Moreno podrá no ser del agrado de muchos, pero en estos últimos ocho años, pagamos el aceite lo que lo pagamos gracias a él.

En 2008, el por entonces Secretario de Comercio encontró la vuelta para que los argentinos pagáramos menos el aceite con la menor intervención posible en el libre mercado y, de esta manera, gobernar para las empresas y para la gente.

Cobró un impuesto del 1,2% a las exportaciones de aceite de soja, aceite de girasol y sus mezclas. Con esa plata creó un fideicomiso, y de ese fideicomiso les fue pagando a los que vendían aceite en el mercado interno la diferencia entre un precio “razonable” para los empresarios (es decir, mayor al que puede pagar la gente) y el que figuraba en góndola. En criollo, les cobró por lo que exportaban, lo metió en una cajita y se los fue devolviendo a medida que vendían en el mercado interno.

Con esto logró que los argentinos no compitiéramos con consumidores extranjeros, que ganan en dólares, euros, yuanes o libras esterlinas. Por eso había que cuidar esos precios, porque si vendían en góndola a mayor precio del acordado, hubieran ganado el doble.

El liberalismo quiere liberar… pero sólo el mercado. Y pretende personas cada día menos libres. Así las cosas, la idea es desarmar el fideicomiso y que “el mercado se regule solo”. Hace unos meses el aceite salió del programa Precios Cuidados y a la fecha ya registra un aumento del 30%. Se estima que en agosto haya otro aumento del 30%, y a partir de ahí, lo que corresponda de acuerdo con las leyes del mercado.

Comisión de Proyectos y Formación de RCA Ituzaingó