No al vaciamiento del Grupo Veintitrés

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el marco del conflicto por el vaciamiento del Grupo Veintitrés  El portal Puntos de Vista accedió a entrevistar miembros del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), ellos son: Agustín Lecchi, Secretario de Organización SiPreBA y Alfonso de Villalobos, Delegado de la Comisión Interna de Tiempo Argentino; como así también al periodista Martín Piqué de Tiempo Argentino y Radio América, miembro de La Gremial de Prensa.

Mediante sus diferentes perspectivas es posible conocer la situación de los trabajadores, qué sucederá con ellos tras la venta al Grupo M Deluxe como así también reflexionar desde una perspectiva de clase los desafíos de los trabajadores de prensa ante el gobierno macrista y de la clase obrera en su conjunto debido a las políticas de ajuste que se están implementando en Argentina.

P.¿Qué lectura hacen ustedes desde SiPreBA acerca de por qué se produjo el conflicto con el Grupo Veintitrés?

Alfonso.El desenlace del conflicto lo produce el cambio de gobierno, es una empresa que está regenteada por un grupo que es Szpolski, Garfunkel. Fundamentalmente Szpolski es un empresario que se ha dedicado a vivir de la mano oficial, a usufructuar el presupuesto público. Con el cambio de gobierno ha sacado la conclusión de que no iba a gozar más de esos beneficios es una empresa que según estimaciones no oficiales, porque no hay ninguna ley que obligue a mostrar los gastos, la empresa se benefició en casi 1000 millones de pesos en los últimos cinco años. Evidentemente sacó la conclusión de que iba a tener que reducir sus ganancias o efectivamente poner un medio como la gente. Y ha decidido no responder frente a los reclamos de los trabajadores, no desarrollarse como medio opositor apostando a la pauta publicitaria, a los lectores, al desarrollo del producto.  Por ese motivo, la primera variable de ajuste que ha tomado han sido los trabajadores.

Ya en noviembre, dado que el nuevo gobierno se supo en octubre, una cantidad de medios pequeños del interior que son los Argentinos, El Argentino norte, El Argentino sur, se les ha dejado de pagar los sueldos. En los otros medios empezó un proceso de vaciamiento muy marcado. En Tiempo Argentino dejaron de pagar, por ejemplo los taxis, aquellos que hacen al funcionamiento de un medio periodístico: cobertura de fotógrafos, entrevistas que necesitan de una movilidad; cosas menores como el café, etc. Empezaron a vaciar las empresas y dejaron de pagar los sueldos.

Agustín. Esto es algo más general que excede el Grupo Veintitrés pero que tiene allí su primera expresión, nosotros ya en octubre sacamos una declaración como Sindicato de Prensa de Buenos Aires donde nos pronunciábamos por la defensa de los puestos de trabajo, las condiciones laborales y profesionales de todos los compañeros de prensa y sabíamos que más allá de que tenían discurso distinto los dos candidatos que se enfrentaban el 22 de noviembre iba a haber inevitablemente una situación de ajuste y ello se confirmó  a las pocas semanas. La empresa dejó que no saliera públicamente la distribución de las revista 7Días y Cielos Argentinos. Los compañeros empezaron a no cobrar sus sueldos aunque hacían todos los días sus tareas. Por ejemplo, El Argentino de Zona Norte el 27 de diciembre recién cobraron el sueldo de noviembre y Szpolski, que era candidato del Frente Para La Victoria en Tigre, hizo campaña utilizando ese medio. Otro de los integrantes del Grupo Veintitrés es Darío Richarte quien tiene fuertes vínculos con el gobierno nacional actual y en particular con el Enrique “Coti” Nosiglia que es el armador de la alianza PRO-UCR.

P.¿Cómo vienen desde el SiPreBA acompañando a los trabajadores en el conflicto?

Alfonso. Afortunadamente nosotros venimos con un ejercicio gremial de seis años, porque desde el momento que se puso en pie el diario, ya a los cuatro, cinco meses un grupo de trabajadores empezaron a organizarse para poner en pie la comisión interna. Esto fue parte de un proceso más general del gremio de prensa, donde a pesar de un Sindicato que había abandonado a los trabajadores muy desde abajo, con mucha energía se pusieron en pie comisiones internas, cuerpos de delegados. Empalmados con ese proceso hoy tenemos a SiPreBA, digo por suerte, porque posiblemente si no hubiera sido por esa experiencia gremial y por estar poniendo en pie un sindicato que defiende a los trabajadores hoy estaríamos a la deriva.

Hemos puesto en pie un fondo de lucha y en Clarín se juntaron $7000, en la Televisión Pública $ 8500, es decir una solidaridad enorme del Gremio de Prensa que se construye en las luchas unitarias y en la idea generalizada de que el ataque contra el Grupo Veintitrés es la antesala de un ataque más general de todas la patronales: las oficialistas macristas y las ex oficialistas, que van a aprovechar este cuadro de ajuste para imponer sus condiciones a los trabajadores. Si esto es un triunfo y no es una frase hecha, va a ser un triunfo de todos los trabajadores porque le vamos a marcar la cancha a todas las patronales.

P.¿Cómo es la situación de los trabajadores luego de la venta de algunos medios al Grupo M Deluxe?

Alfonso: El mismo dueño del Grupo Veintitrés, Szpolski, nos reconoció que esta salida transitoria de la venta, con la cual somos muy cautos porque desconocemos aún el desenlace  porque todavía no tenemos un peso en el bolsillo, pero debió admitir que fue producto de la lucha de los trabajadores. Es decir, le impusimos que no se puedan sacar de encima dos medios muy importantes, muy organizados y muy combativos porque se iba a empezar a transformar en un problema político para él como empresario e incluso para el propio gobierno.

P.¿Cuáles son sus reclamos como trabajadores?

Agustín: Nosotros, los trabajadores planteamos que somos ajenos a la línea que producen los empresarios como a la pauta que reciben privada u oficial de tal o cual gobierno, cualquier trabajador merece cobrar por el trabajo que realiza y nuestra discusión no es la discusión de la pauta. Digo esto, porque por ahí la opinión pública o sectores de la sociedad plantean  perdió el kirchnerismo por qué tenemos que financiar con los fondos del Estado un medio como Tiempo Argentino, Radio América y a nosotros lo que nos preocupa como trabajadores es poder cobrar nuestro sueldo por el trabajo que realizamos todos los días y los empresarios deben hacerse cargo de eso y si no lo hacen el Ministerio de Trabajo debe intervenir y obligarlos a que se hagan cargo así sea con su patrimonio.

P.¿Cuántos puestos de trabajo ustedes creen que están en peligro?

Alfonso: Los puestos de trabajo que hacen al Grupo XXIII son ochocientos, es decir que hay ochocientas familias comprometidas en esta lucha, de las cuales ahora trescientas pasamos al nuevo grupo empresario. El nuevo dueño de la empresa prometió liquidar los salarios el lunes pero ya se estaría cumpliendo un mes más, nosotros ayer en la Asamblea rechazamos esa propuesta necesitamos algo de nuestros sueldos adeudados entre jueves y viernes. Acá hay trabajadores en situaciones desesperantes: madres solteras, parejas con hijos ambos sin cobrar.

El domingo hacemos un Festival en Parque Centenario que empezamos a organizar todos juntos y hemos definido sostenerlo porque todavía hay quinientos compañeros que están sin ninguna salida concreta a su situación y nosotros vamos a seguir actuando como plenario de delegados porque no vamos a soltarle el brazo a nadie.

P. Ambos mencionaron en SiPreBA un sindicato que ha podido renovar su dirigencia superando la burocracia ¿Pueden contarnos cómo ha sido ese proceso?

Alfonso. El germen del SiPreBA nace con las luchas paritaria del 2012-2013, las cuales estaban atravesadas por un debate central que era la Ley de Medios, es decir, los trabajadores de prensa accionaron independientemente de sus propias patronales en el momento en que uno de los debates centrales del país era la pelea entre el Gobierno y Clarín. Y la conclusión que sacamos de la pelea elemental por el salario era que había que hacer caso omiso a esa disputa entre las patronales, que es una disputa ajena a los trabajadores y unirnos por abajo por nuestras conquistas y derechos empezando por el salario.

Agustín. Nosotros hace aproximadamente un año tomamos la decisión en lo que era el plenario de delegados de prensa radial, escrita y televisiva, el cual se creó al calor de las luchas por las paritarias, y este año el 7 de junio el día del periodista finalmente en un plenario de delegados decidimos fundar el nuevo sindicato. En septiembre tuvimos la primera Asamblea y en noviembre salió la inscripción simple que ya nos permite actuar como sindicato. El rol del sindicato básicamente es acompañar y coconducir la lucha junto a los delegados del Grupo Veintitrés, es la primera vez en muchos años que podemos dar una disputa en un medio de comunicación del conjunto del sindicato, del cuerpo de delegados y de la unidad de los trabajadores lo cual hasta hace algunos años era imposible por la estructura burocratizada de la UTPBA.

P.Y por último, para finalizar ustedes han podido observar en los trabajadores a los cuales representan un avance en sus reclamos, los cuáles superan lo estrictamente salarial ¿Podrían ejemplicarlo ello?

Alfonso. Un día después del ballotage salió una editorial muy fascista en el diario de La Nación sin firma, las editoriales que cumplen tales características son las que marcan la línea del diario; en un medio que no se venía caracterizando por estar a la cabeza del proceso de lucha formaba parte del cuerpo de delegados, formó parte de las movilizaciones pero no vaciló un segundo en salir a repudiar públicamente. Primero en forma aislada por Twitter y luego a través de una asamblea colectiva la voz de los trabajadores repudiando la Editorial. Eso fue realmente un desafío a la propiedad de los medios de prensa. Un sector que sintió la necesidad de cuestionar a una de las patronales más negreras, más reaccionarias que tiene nuestro país. Es muy importante remarcar eso porque eso generó también una reserva de lucha porque los compañeros de La Nación salieron a dar una pelea tan difícil porque disputar la línea editorial es como para un obrero de fábrica lograr que se abran los libros contables de una empresa.El nuevo gobierno ha recibido un mandato de la población difuso, casi posmoderno en sus objetivos, en su contenido político  no es para lo que ellos quieren hacer y ahora va a tener que contrastar su programa con su propia base social y también con la base que no le es propia. Sobre la base de los triunfos de los trabajadores es que vamos a condicionar al gobierno, estas ochocientas familias del Grupo XXIII importan al Si preBA, importan a los trabajadores de prensa pero también importan al conjunto de los trabajadores. Esto no es una fatalidad, no va a venir Macri a hacer lo que quiere porque acá hay trabajadores con sus organizaciones sindicales.

Por otra parte, Puntos de Vista, entrevistó al periodista Martín Pique, quien está encabezando el conflicto con el Grupo. Pique es reconocido por ser un periodista que tomo posición política pública a favor del kirchnerismo, sin embargo aporto una mirada crítica en el marco del conflicto con los empresarios que estaban vinculados al gobierno anterior. Además, hizo un análisis exhaustivo de la situación que están atravesando hoy los trabajadores de prensa del Grupo 23.