Lagrimas y lucha

cancilleri

Por trabajador de Cancillería.

Esta lluvia no es casual, esta lluvia no es lluvia, es llanto por la tristeza y la angustia en la que estamos inmersos desde el 10 de diciembre. Ese llanto que cae desde el cielo es el mismo llanto que vi esta mañana en mi lugar de trabajo, Cancillería Argentina. Compañeros y compañeras que fueron despojados de sus labores, todos trabajadores que fueron despedidos por el gobierno del cambio, cambio patrás.

Rajados sin ningún tipo de justificación, algunos por que son grasa que sobra según los dichos del ministro de Hacienda prat gay, otros por persecución ideológica, ninguno por ser un supuesto ñoqui que nos quieren hacer creer. Fueron expulsados de la manera mas vil y cobarde, con un correo electrónico que informaba que uno podía seguir cumpliendo tareas, los que no los recibieron, hoy engrosan la lista de nuevos desocupados.

Así como vi lágrimas en sus ojos, también vi esa alegría de pertenecer a un colectivo, un colectivo diverso donde entran múltiples pensamientos políticos y se puso al frente, defendiendo a los expulsados de la casa de gran hermano, un colectivo laburante que seguirá poniendo el pecho por sus pares, porque no hay nada más gratificante y honorable que pelear por nuestros compañeros trabajadores, pobres los que así no lo entiendan.

Hoy esta demostración de compromiso y solidaridad hizo que las dos centrales sindicales salieran a dar pelea y ver a ATE y a UPCN tomando el hall de entrada del ministerio sirve como punto de partida.

No bajaremos los brazos hasta lograr la reincorporación de los compañeros echados y esos llantos de tristeza mutarán a llantos de felicidad por la conquista y la victoria de este colectivo laburante. A no bajar los brazos compañeros, nos quieren quietos, inmovilizados y con miedo, no debemos darles el gusto. La pelea la damos todos, sin mezquindades y sobre todo con unidad, esa unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode.