UNA MALA PARTIDA DE AJEDREZ

A la luz de los acontecimientos, en una más que mala disposición para el ajedrez, el presidente Obama concluye sus últimos días de gobierno intentando unos movimientos alarmantes, entregando la dama a cambio de un caballo.
Cualquiera que juegue semejante partida no ignorará las ventajas otorgadas por el declarado rival, observando con cautela lo que su adversario proponga.
Se abstiene en la votación del Concejo de Seguridad respecto de Israel cuando para nadie es un secreto que jamás han sido buenas la relaciones entre los mismos y que la política exterior de ambos países siempre se ha caracterizado por el status común, anteponiendo los intereses de su propia ósmosis defensiva al huésped de turno en el bipartidismo reinante, sin obviar las irremediables consecuencias para cualquier candidato demócrata o republicano que ose olvidar semejantes premisas. Con ocho años de gobierno en el medio, la inexplicable expansión territorial sobre la histórica Palestina, sus vidas y su muerte. Su destrucción impiadosa de todos y cada uno de los refugios donde vivir ya es una hazaña, no sólo es testimonial y rayana en el absurdo, sino que nadie que tenga un espacio de dos dedos en su frente, puede creer que lo suyo es consecuencia directa de una conducta que debiera ser propia de aquel que, aún sin saberlo, ha sido nominado al Nobel de la Paz.
Estos enjuagues de la política de una austeridad (pobreza) intelectual, difícil sino imposible de justificar, han signado los últimos diez y seis años de la política exterior norteamericana.
La insólita expulsión de treinta y cinco diplomáticos rusos contra un perdón que, a no dudarlo, no pasará sin consecuencias para el otrora gigante de Occidente.
La prudencia de Putin le indicó (luego del sorteo) que salir con blancas no era mala idea y se decidió por un humilde peón cuatro rey y marcó su reloj. En los próximos días mueve Tramp con un congreso agitado por una rusofobia sin precedentes, ya que hablamos de la RUSIA de mercado y no de la URSS. en medio de una serie de ininterrumpidas derrotas, con Montescos y Capuletos unidos no por el amor sino el espanto, para obstruir cualquier posibilidad de levantamiento de embargo y ni hablar de cómo se saldarán los treinta y cinco espacios vacantes de la diplomacia rusa expulsada a fuerza de fracasos propios de la Casa Blanca y- para colmo de males- con el argumento que éstos habrían influido en las elecciones que el propio Trump ganó.
Las intenciones sobre política exterior de la Sra. Clinton eran conocidas y no por sus ansias de pacificar al mundo, precisamente. El nuevo habitante del Salón Oval es ciertamente una incógnita en muchos aspectos: ¿Endurecerá hasta lo imposible los avances norteamericanos con CUBA? ¿Y los hispanohablantes que mueven su economía informal, qué hará con ellos? ¿Qué quiere hacer con la OTAN? ¿Acaso repartir a partes iguales los gastos, o sea, a la romana?. ¿Quién deberá poner los dólares o los euros, para mantener las más de ochocientas bases de que dispone sobre el planeta? ¿Cómo cree que se expandirán hacia el Este? ¿Llevarán su armamento reconvertible en nuclear mientras los rusos no los ven? ¿Incorporará estados fallidos como la misma GEORGIA. ¿Y los OSETIOS DEL SUR?. ¿ABJASIA? ¿La histeria irrelevante he insostenible en términos militares de los países BÁLTICOS y POLONIA?.
¿Se impondrán ellos o la cuña rusa de KALININGRADO y toda su flota del Mar del Norte y sus misiles Iskander de ojivas removibles? Es importante el actual y difícilmente modificable mapa de Ucrania sin Crimea y el Este donde confluyen no sólo la minería más relevante sino el nudo ferroviario de Deválsevo con lo cual lo que queda de este estado y sus arrebatos inducidos por Occidente cambiarán su nombre por el de República Democrática del Gasto Ucraniano? ¿Qué supone EEUU. que podrán hacer los países rivereños del Mar Negro? ¿Cómo defenderá el paso turco hacia el Mediterráneo? ¿RUSIA va a delegar el único puerto sobre el mismo mar en Tartús y la base aérea de la Provincia de LATAKIA (Hmeymim)?. ¿Cuáles serán las prioridades en el medio oriente? ¿Avalarán un Estado KURDO en contraposición con TURQUÍA que es el ángulo sureste sensible de la OTAN, teniendo en cuenta que este pueblo se extiende desde el noroeste de IRAK, Noreste de SIRIA y el propio sureste del antiguo Imperio Otomano?.
Claro está que SIRIA es el escollo a resolver en este intrincado galimatías geopolítico. Sin esta nación repartida en estados satélites, es imposible la llegada del gas de CATAR, cruzando lRAK y adentrándose en Europa vía los turcos que, dadas las contradicciones con EEUU y la falta de voluntad de las principales economías europeas, no logran ingresar a la UE. Lo que les genera una impotencia de facto que se traduce en un fracaso político, por lo que amenazan constantemente con mirar hacia el Oriente y olvidar sus apetencias europeístas.
Suponer que el reloj que marca las inexorables agujas del cataclismo nuclear no es real, es un acto de necedad.
Si Yo fuera EEUU. y la UE. no hubiera entregado mi dama por un simple caballo a menos de tres o cuatro jugadas de un posible jaque mate.
CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS GENERAL SAN MARTÍN.