GATILLO FÁCIL DE LA METROPOLITANA EN LA BOCA

Lucas Cabello, de 20 años, permanece en terapia intensiva del Hospital Argerich y perdió el bazo y la movilidad en manos y piernas luego de recibir tres disparos de parte de un agente de la Policía Metropolitana, presuntamente, tras una discusión. El acusado -pasado a disponibilidad- dijo que la víctima tenía un arma y alegó “legítima defensa”. “Qué va a tener un arma, si tenía un sándwiche de milanesa en la mano”, aseguró Rubén, el padre del joven que “pelea por su vida”.