EL GOBIERNO MACRISTA REPRIME A LOS TRABAJADORES DE CRESTA ROJA

El 22 de diciembre del corriente gendarmería reprimió violentamente a los trabajadores de Cresta Roja, utilizando carros hidrantes, lanzamiento de gases y disparos con balas de goma. Esta fuerza responde a la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, recordada por el descuento del 13 por ciento a los empleados públicos y jubilados cuando era ministra de Trabajo de la Alianza.

Mientras los trabajadores eran desalojados violentamente de la Autopista Richieri, Bullrich dialogaba con Pamela David e intentaba justificar su accionar: “Está llegando el club River Plate y tenemos que correr a los manifestantes. Se hizo con el mínimo uso de las fuerzas. Le pedimos a la población que nos comprenda”.

El accionar había sido adelantado por Gabriela Michetti, la Vicepresidenta de la Nación, cuando en conferencia de prensa junto al Ministro de Trabajo, Jorge Triaca destacó que “Si vuelven a cortar una ruta vamos a actuar de la misma manera, vamos a hacer el mismo ejercicio” “Es la manera que el Estado tiene para poner orden”.

Pese al discurso de la dirigencia de Cambiemos y su intento de legitimarse como una fuerza política dispuesta al diálogo con todos los sectores, en los hechos ha demostrado medidas económicas que generaron una reducción del poder adquisitivo de la clase trabajadora en un 40% debido a la devaluación del peso cambiario y la quita de retenciones a la exportación del trigo, maíz, carne y productos regionales. El ajuste contra la clase obrera requiere el cerco mediático de las corporaciones y la nominalización mediante eufemismos de sus políticas económicas concretas: no hablan de ajuste y proceso inflacionario hay “sinceramiento de precios”, no fue devaluación sino “eliminación del cepo cambiario”
El Estado Neoliberal retornó a la Argentina y requiere para su avance la emergencia en Seguridad a nivel nacional es decir, la represión y criminalización de la protesta social generada por sus políticas económicas garantes del desempleo y la pauperización de la clase obrera y el total beneficio de la oligarquía terrateniente. La distribución desigual de la renta extraordinaria en desmedro de las mayorías era el cambio no especificado, de esto se trató el marketing y por ello la necesidad del discurso vacío de campaña.

12376069_1194784960535093_7348494940727259090_n