Desalojo en Merlo. Cuando el Estado está presente para reprimir pobres.

Por Pipistello.

El 22 de octubre 2015, el predio de 60 hectáreas ubicado en Merlo, entre las rutas 1003 y 1001, y entre Barrio Nuevo y barrio El Cortijo, de Libertad, comienza a ser tomado. Lo que se inicia como una operación política que da vía libre a un grupo de punteros de Otacehé para tomar las casitas a medio hacer del Plan Federal de Viviendas que están a un costado de dicho predio, al no ser frenado por nadie (recordemos que era plena momento electoral), se expandió a familias con urgente necesidad de encontrar respuesta a su tema habitacional.

En casi 4 meses, el Estado prácticamente no se hizo presente, salvo a través de la Policía, que en determinados momentos fue enviada a vigilar que no aumente la cantidad de familias, que ya se calcula que son muchas más de 1000.

Junto a la Asociación Civil “Madre Tierra”, el CELS y los curas del barrio, con aval del obispo de Merlo, se ha ido acompañando a los delegados de la toma en el pedido de una mesa de diálogo tanto al Municipio como a la Provincia de Buenos Aires.

En el municipio esto estaría iniciándose a pasos muy lentos… Esta invisibilización por parte del estado hacia la toma, posiblemente tenía que ver con esperar a que la situación la resuelva el Poder Judicial a través del desalojo, sin tener demasiado a dónde van a ir a parar estas familias.

Mientras tanto, la toma puso nombre al incipiente barrio: ” Nueva Esperanza” . Va tomando vida y organización. Los domingos se celebra misa, hay merenderos, los chicos empiezan a ser anotados en la escuela del barrio y se ha realizado un festival.

En medio de todo este proceso, hace 20 días aproximadamente se instaló a la fuerza un grupo de delincuentes, armados hasta los dientes, echando a quienes estaban en las casitas del plan federal, instalándose ellos y definiendo quien se quedaba y quien se iba de las dos manzanas que definieron como propias.

A fines de enero molieron a palos a un pibe que se resistía a irse, lo torturaron, le quisieron cortar un dedo con una tenaza… Y cuando el pibe fue a hacer la denuncia, la Policía le dijo que la toma era zona liberada, que ellos ahí adentro no intervenían.

Lo que terminó sucediendo el 13 de febrero era previsible. Estos delincuentes en medio de una balacera que no se sabe por qué se inicia, matan a Oscarcito, un niño de ocho años, hecho ampliamente difundido por los medios de comunicación.

A partir de esta muerte, se desencadenan sucesos que terminan con quema de casas por parte de vecinos de los barrios linderos ya establecidos, de delincuentes y de simples vecinos que estaban en la toma y nada tenían que ver con quienes mataron a Oscar.

Hasta ayer los vecinos de Nueva Esperanza hacían vigilia por la noche para evitar la quema de alguna otra casita. El cuerpo de delegados continuaba las acciones orientadas a concretar la mesa de diálogo.

Hoy el Estado decidió intervenir. Según informa Pagina 12 “El operativo se inició a las 4 cuando unos 1200 agentes cercaron el predio ubicado al costado de la ruta 1003. A las 6, con la salida del sol, comenzaron a ir casilla por casilla para ordenarles a los ocupantes que dejen sus precarios hogares.

Rodrigo Alonso, uno de las ocupantes del predio del partido bonaerense de Merlo que era desalojado esta mañana por la Policía provincial, denunció que el operativo incluía la utilización de “topadoras” que arrasaban las casas y que ni siquiera se les permitió retirar sus pertenencias. Además, calificó como “ilegal” al procedimiento al asegurar que existía una prórroga judicial de “180 días para el desalojo firmada ayer”.

Un grupo de vecinos cortó la ruta con carteles con las consignas “respeten a la prórroga de 180 días” y “no desalojen a las familias, desalojen a los narcos”. La medida se tomó pese a que el Juzgado de Garantías Nº 4 firmó una resolución en la que exhortaba a las autoridades a suspender cualquier intento de desalojo por el plazo de 180 días y “convocar mesas de gestión” para solucionar el problema, decisión que el propio tribunal luego decidió anular y ordenar el desalojo.”

Mientras tanto, el Intendente de Merlo declaraba en radios de alcance Nacional: “Los 40.000 vecinos que viven alrededor tienen derecho a protestar por las tomas”, dijo Gustavo Menéndez, aunque dejó saber que “las tomas empezaron por la fuerza”.

“No hubo negociación previa, sino una decisión judicial frente a una presentación de los titulares de la tierra. La información que tenemos es que (el desalojo) va a ser absolutamente pacífico”.

Madre tierra expresa en su facebook “Finalmente desalojaron familias del Barrio Nueva Esperanza de Merlo.
Lamentablemente de manera violenta y sin respetar la orden del Juez de suspender el desalojo por 180 días y exigir la conformación de una mesa de negociación.

Utilizando como escusa la dolorosa muerte de Oscarcito en manos de violentos asesinos, hecho que ocurrió en el barrio La Unión a 150 mts del predio ocupado informalmente y no por producto de peleas dentro de la toma, sino por la locura asesina de personajes siniestros que responden a vaya a saber quién.

Con el desalojo los problemas siguen sin resolverse, el culpable de la muerte de un niño de 8 años está libre, las familias que no tienen un lugar donde vivir han quedado en la calle y el predio en cuestión seguirá vacío, ocioso y juntando basura.”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/subnotas/20-76706-2016-02-18.html

http://www.minutouno.com/notas/1470940-tension-merlo-un-desalojo-tierras-ocupadas

https://www.facebook.com/Madre-Tierra-1422400101416908/?pnref=story