CUANDO LOS MAMARRACHOS VIENEN MARCHANDO…

El Gobierno peruano, que desconoció las elecciones del domingo en Venezuela,…
CUANDO LOS MAMARRACHOS VIENEN MARCHANDO…
  • Arrogándose un derecho que no posee el estado peruano ha convocado a una reunión para dirimir “analíticamente” la elección de constituyentes realizada en Venezuela.
    Ignorantes por definición ideológica y, por tanto, ignorantes supinos, avanzan en una trayectoria que podría arrazar con la escasa visibilidad democrática que poseen los países que ya han anunciado su concurrencia.
    ¿Es que acaso suponen que tantos manuales con cifrados laberínticos y chicanas leguleyas van a modificar la voluntad de los pueblos?
    Aquí nos detenemos para aclarar la interpretación no casual de los vocablos empleados. Pueblo es toda aquella masa que participa de la creación y elaboración de lo que consumirá la “gente”, entendiendo por tal, desde la clase media, la banal y asustadiza clase media y sus modelos a seguir en escala ascendente, hasta llegar, algún día, a parecerse- por lo menos a los burgueses de turno.
    La práctica política dictada desde el norte descree de cualquier triunfo de los más humildes y utilizando el descrédito de los mandatarios de turno y sus impresentables currículum, los atiza para fungir de voceros de una inexistente democracia que ni siquiera ellos creen.
    Cuando, pomposamente, le anuncian a sus amenazados de la gravedad que invisten sus conclusiones, declaran: TODAS LAS OPCIONES ESTÁN SOBRE LA MESA.
    Rutinaria y devaluada concepción que acabará como Juán y su pretendido lobo.
    La América entera debe leer atentamente todas y cada una de las bravatas y conocer muy bien quiénes serían los personajes que las llevarían a cabo. Los antiguos ejércitos que otrora representaban a los luchadores más encumbrados de nuestras tierras tienen la oportunidad de aportar la cuota de consanguineidad y dignidad ( no todos los jóvenes que hoy las integran han marchado contra sus pueblos ni llevan su sangre en las manos y- en no pocos casos se negarán a matar a sus hermanos). Puede sonar a reflexión ingenua, pero, aunque parezca extraña, no es ésta una reflexión inexistente en no pocos ejércitos del continente que han podido vivir y aperender de ELLA: la democracia.
    Las fronteras de la generosidad habrán de ceder paso y veremos como “cancilleres por un lado” y pueblos por otro, establecerán quizá para siempre, cuántos pares son tres botas y éstas marchen junto a los zapatos. “El pueblo en uniforme” y no un informe contra el pueblo.
    Un llamado que pretende descolgarse desde el sur del Río Grande hasta la Patagonia.
    Un llamado a la unidad…
    La unidad de los de abajo…
    Borceguíes y zapatos.
    Una unidad posible ante una Independencia irrenunciable.

    CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS GENERAL SAN MARTÍN