Comunicado de docentes y trabajadores de la villa 1-11-14

El sistema político social y los ritmos de estos tiempos nos obligan a salir a empoderar la vida, por sobre todo en  los barrios que vivimos y en los que estamos. Porque es la vida lo único que tenemos y es lo que queremos que nos dejen.

La muerte esta naturalizada porque hay vidas que a nadie le importan.  El dolor se siente pero solo se enfrenta porque somos pobres, porque los tiros son lluvias y todos los días hay alguien menos, ya que las circunstancias de los barrios son políticas de Estado.

¡Cómo ladraban los perros!  Anoche el cielo se llenó de la luz y del color de la violencia. ¿Está bien que muramos porque somos pobres? ¿Está bien que inventen noticias sobre nosotrxs porque somos pobres?  ¿Quién se cree que solo entre pobres nos matamos? Ellxs inventan la ficción que mejor les queda y nosotrxs vivimos la realidad.  Respiramos violencia todos los días. Las zonas se liberan para criminalizarnos y estigmatizarnos y eso nadie lo cuenta.

Las armas que cargan lxs pibxs bajan del sistema represivo. El mismo Estado que nos deja morir nos obliga a que los barrios se autorregulen y la única ley que se legitima es la del más fuerte.

Desmentimos todos los dichos en las publicaciones que cubrieron los acontecimientos de la noche del viernes 04 de marzo y la madrugada del sábado 05 de marzo en la Villa 1-11-14. Dicen que la murga “Los Reyes del Ritmo” fue atacada otra vez, pero el carnaval pasó, esta vez no había ninguna murga, lo único que relaciona a los dos hechos es la violencia institucional. Nos siguen matando.

Empoderamos la vida por sobre todas las cosas. Nuestras familias, nuestros amigxs y compañerxs que en la lucha de todos los días vivimos  la violenta realidad que los medios y el Estado ocultan e invisibilisan  minimizando los verdaderos hechos donde los que somos asesinados y criminalizados somos nosotrxs; lxs pobres que empoderamos la vida.

Docentes y trabajadorxs del Bajo Flores Villa 1-11-14