Bolivia Va por más

 

p8f1-20151105-efe_article_main
José Alberto Gonzáles, presidente interino del Legislativo boliviano, luego de promulgar la ley para convocar a un referéndum, ayer, en La Paz, Bolivia. Foto: Martín Alipaz, Efe

Se aprobó el referéndum que definirá nueva posibilidad de reelección de Evo Morales en las próximas presidenciales de Bolivia.

El Poder Legislativo de Bolivia aprobó ayer la ley para convocar al referéndum en el que se consultará a los ciudadanos si están o no a favor de la reforma constitucional que permitiría a Evo Morales -que está en el poder desde 2006 y que ya fue reelecto en 2009 y 2014- volver a postularse a la presidencia en 2019. Minutos después de la promulgación, la oposición informó que denunciará ante organismos internacionales los mecanismos utilizados por el oficialismo para sancionar esta ley.

Tras 17 horas de debate, el partido oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) se impuso ante la oposición por 113 votos a favor de la ley, frente a 43 en contra. Cerca de las 5.00, el presidente del Legislativo boliviano, José Alberto Gonzáles, promulgó la Ley de Convocatoria a Referendo Constitucional Aprobatorio, para que los bolivianos tomen la decisión sobre la reelección del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera, en 2019. La ley, que consta de ocho artículos, una disposición final, otra transitoria y una derogatoria, delega al Tribunal Supremo Electoral la organización de la consulta ciudadana, que está prevista para el domingo 21 de febrero del año que viene, según informó el diario boliviano El Deber. La aprobación de esta norma se llevó adelante en el Palacio de Gobierno y ante las organizaciones de obreros e indígenas leales a Morales agrupadas en la Coordinadora Nacional por el Cambio, que promueve la reelección de ambos mandatarios. Concretamente, el 21 de febrero los bolivianos deberán votar si están o no de acuerdo con modificar el artículo 168 de la Constitución para ampliar de dos a tres la cantidad de mandatos presidenciales consecutivos permitidos, al sustituir el término “una sola vez” por “dos veces”, en referencia al número de reelecciones. Si llega a ganar el “sí”, Morales y García Linera podrán presentarse a los comicios de 2019 en busca de un cuarto mandato, que se extendería hasta 2025.

En setiembre, el vicepresidente García Linera explicó que uno de los motivos por los cuales se impulsaba la reelección es que la iniciativa Agenda Patriótica pretende alcanzar objetivos económicos y sociales específicos para 2025, cuando se celebren los 200 años de la independencia de Bolivia.

Ya en campaña

Gonzáles, presidente del Legislativo, aseguró que, durante el proceso de votación, los parlamentarios oficialistas tomaron en cuenta “lo bien que le va a hacer a la población boliviana” y la posibilidad de reelegir a los “hermanos Evo y Álvaro” para que “conduzcan la nave de 2020 a 2025”. La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, contó a la Agencia Boliviana de Información que durante el debate quedaron en evidencia “dos visiones de país”: una que “pretende retroceder al pasado” y otra, la que apoya la reelección, que “defiende un país con estabilidad económica, social, en pos de seguir industrializando y consolidar la integración del país”.

Ante la resolución, la oposición no demoró en manifestar su rechazo. Desde Unidad Demócrata, uno de los mayores partidos opositores al gobierno de Evo Morales, la diputada Lourdes Millares acusó al MAS de “aplicar su rodillo para propiciar el prorroguismo” de Morales y García Linera. La legisladora opositora advirtió que habrá una “agresiva campaña por el ‘no’” y llamó la población a votar por esta consigna, según informó el portal boliviano de noticias Eju.tv. En este sentido, la oposición ya anunció que acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la Organización de las Naciones Unidas para denunciar al oficialismo por vulnerar la Constitución y otras normas, con el objetivo de “apurar” la aprobación de esta ley.

http://ladiaria.com.uy/articulo/2015/11/va-por-mas/